17 ago. 2015

NUEVA BIOGRAFÍA

Por José Luis Ramos Salinas


Antes solíamos vivir
en las calles en las plazas
en los hoteles de mala muerte
con mujeres que nos daban buena vida
Hoy tenemos biografía
en una pantalla que dicen tiene plasma
pero sin gota de sangre
será por el horario de protección al menor
o por la sangría que no cesa en los lugares olvidados
por todos menos por el imperio
No tenemos diario
pero contamos con biografía, decía
que revisitamos 20 veces al día
no porque recordar sea volver a vivir
sino porque es compulsivo aumentar el contador
hay algo en ese titilante número que nos hace creer que estamos vivos
Vigilamos sin castigar nuestros chirrigurescos muros
con la esperanza de que alguien haya visitado nuestro perfil
¿qué fue de aquel momento más grave de la existencia
cuando con César Abraham vimos
a nuestro padre de perfil?
Y la democracia se lograba haciendo caer a las dictaduras
no como ahora
con ratones haciendo clic en "me gusta"
y a eso le llamamos
libertad de expresión
Solíamos ver nuestro reflejo en algún charco
hoy tomamos fotos a nuestras cien caras frente al espejo
con nuestro teléfono celular
que reemplazó a las células que solíamos formar
cuando jugábamos a la revolución
y nos emborrachábamos a la vuelta de la esquina
escribiendo en el aire como Pedro Rojas
que hoy sería un deslucido nick name
Dicen que las cosas han mejorado:
sombríos días de socavón
noches de juerga
seamos sinceros
la cerveza nunca escaseó
pero antes los cascos eran de guerra
ahora son Cat
y nuestra calidad de vida no se mide por los versos que somos capaces de escribir
sino por la cantidad de tarjetas de crédito que lucimos cuando sacamos la billetera
los plásticos reemplazaron a nuestros heroicos jebes
Y nos sentimos felices
comprando en los malls
sin percatarnos que nosotros somos los vendidos
Debimos sospechar que algo andaba mal
cuando dejamos de asustarnos al ver un policía
cuando empezamos a llamar al serenazgo
seguros de que ya no éramos los que solían moler a palos
Hay más letreros
y muchas más vallas
y hay que ser un tigre asiático para saltarlas
y no convertirlas en nuestro destino
Salas de cine por doquier
pero ni una película que por ella valga la pena
dejar de cortar nuestras venas
a 24 cuchillazos por segundo
cierta ilusión de movimiento es deseable
en la sociedad del inmovilismo
¿Es necesaria una maestría para darse cuenta de esto?
es a ustedes doctores a quienes les pregunto
no al ministro de salud
ese está trillado y muy ocupado en escoger un terno que haga juego
con el crecimiento económico del país
Y creemos que salvamos al mundo
porque botamos los desechos orgánicos en el tacho de color azul
y los papeles en el de color amarillo
y los plásticos y vidrios en el de color verde
Díganme donde debo arrojar
vomitar mi corazón?
mi excremento ya sé
en el mismo lugar de mis latidos.


No hay comentarios.: